Rizos encrespados

La melena de nuestra modelo llega a la altura de los omóplatos, es fina y sin garra. El peinado la transformará por completo. Dividimos la cabeza en dos mitades mediante una raya diagonal, desde una sien hasta la nuca en el lado opuesto. Hacemos una coletita prieta con cada mitad. Una, ladeada en la zona posterior, a la altura de la oreja. La otra, a un lado de la coronilla. Es mejor utilizar elásticos de gancho o anudados, pues nos permiten ajustados perfectamente incluso al pelo más fino. Extraemos mechones finos de ambas coletas y los enrollamos en un rulito cerrado a unas tenacillas estrechas.

El truco para que estos tirabuzones queden perfectos es soltarlos poco a poco, deslizando la tenacilla hacia abajo con cuidado. Dejamos que el pelo se enfríe por completo. Luego le pasamos un cepillo a la coleta superior para crear un cardado vaporoso. Hacemos lo mismo con la coleta de la parte inferior, creando de esa manera una segunda zona de rizos encrespados. Sujetamos el cabello con horquillas para darle la forma deseada. Ya sólo nos queda añadirle una doble diadema como adorno.

Rizos perfectos sin volumen

¿Cómo resistirse a unos rizos perfectos así de ligeros? Moldéalos a base de tenacillas, con cuidado de no dar volumen a la zona superior.

Cabellos rizados

Cabellos rizados: Tanto naturales como hechos en la peluquería, los rizos siempre subrayan la feminidad. Deja los bigudíes flexibles durante la noche, para revolver el pelo   a la mañana siguiente con los dedos y gel.

Todas los articulos publicados en http://la-peluqueria.com/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, una gran cantidad enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a lapeluqueria.com@gmail.com y sera removida a la brevedad, Gracias!